UN DÍA COMO HOY… 07 DE DICIEMBRE

1851

Nace José Manuel Jiménez Berroa «Lico Jiménez» en Trinidad, Cuba. Pianista, concertista, pedagogo y compositor que ha representado uno de los íconos universales en la historia de la música cubana.»Lico» Jiménez constituye uno de los más relevantes exponentes de la cultura musical cubana y su proyección internacional la adquirió desde muy joven, afirmación validada por la crítica nacional y extranjera durante la segunda mitad del siglo XIX.

Su virtuosismo lo llevó a ser catalogado como el «Liszt de ébano cubano»: La comparación con uno de los mejores pianistas del mundo en el siglo XIX, el húngaro Franz Liszt, fue iniciativa del músico dominicano Américo Lugo Romero. Este hijo de María Andrea Berroa y José Julián Jiménez, nació en la sureña ciudad cubana de Trinidad y fue bautizado en Enero de 1852 en la Iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad. La historia familiar, de quien en un ambiente propicio al arte comenzó a ser llamado «Manuelico» y finalmente «Lico» -reconocido así internacionalmente -, se remonta a José, considerado el primer Jiménez del cual se tiene referencia como profesor de violín. Le seguirían Francisco Nicasio, director de orquesta, su hijo José Julián (destacado violinista) y sus nietos: el clarinetista Juan Bautista, el violoncelista Nicasio Gregorio y José Manuel, prominente pianista. Manuel Berroa, abuelo materno de este último, es maestro en la interpretación pianística y quien lo inicia en el estudio de la música. Con él arribo a Trinidad del violinista alemán Karl Werner, quien andaba en busca de un pianista acompañante apropiado para uno de los conciertos en el interior del país, sale a la luz la genialidad del joven «Lico». Aprovechó la oportunidad que se le brindó de viajar a Bremen, lo que aconteció el 11 de Junio de 1867, contando aún con 15 años de edad, y desde allí continuó su viaje hasta la ciudad de Hamburgo.

Durante doce años (1867-1879) Lico permaneció en territorio europeo, concretamente franco-alemán, y se formó en los conservatorios de Hamburgo, Leipzig y París. Varios textos señalan que gracias a una colecta entre personas pudientes de la época, pudo cruzar las fronteras de su país para perfeccionar sus estudios musicales. En Hamburgo, Alemania, fue recibido por el maestro Armbrust, quien le impartió clases hasta su deceso. A la muerte del profesor, se fue junto con su hermano y su padre hacia la ciudad de Leipzig. Ya en París quedó bajo la tutela del maestro de piano Antoine Marmontel. El talentoso pianista cubano, en plena juventud, recibió el diploma de la Musikhochule de Leipzig (1875), el primer premio en el concurso de la clase de Marmontel y el diploma del Conservatorio de París (en Julio de 1877). Unido a ello resaltan los comentarios de dos grandes de la música europea del siglo XIX: Franz Liszt y Richard Wagner. Asimismo, se incorporó al Trio des negres, que integraron su padre y su medio hermano, el violoncelista Nicasio Gregorio. Al regresar a su lugar de origen, en la vecina ciudad de Cienfuegos, contribuyó al desarrollo del movimiento cultural de la villa en compañía de la soprano Ana Aguado, el flautista Guillermo M. Tomás y artistas aficionados de los años 1880. La villa cienfueguera acogió a Lico, quien se presentó en salones de sociedades de instrucción y recreo como «El artesano», «El Liceo», el Casino Español y el Teatro Terry. Ha sido catalogado como un músico que se desenvolvió dentro del movimiento romántico, que se exhibió en Cuba como reflejo del romanticismo europeo. Se entregó por completo a la enseñanza musical hasta su fallecimiento a la edad de 65. Entre sus composiciones se encuentran estudios sinfónicos como «Elegía», «Solitude», «Murmullo del céfiro», «Rapsodia cubana» y el «Vals Capricho», además de otras canciones y obras para piano.

Fuente: http://www.cadenagramonte.cu/efemerides/ver/1851-nace-el-pianista-jose-manuel-jimenez-berroa-el-liszt-de-ebano-cubano

1910

Nace Edmundo William Ross «Edmundo Ros» en Puerto España, Trinidad y Tobago. Un célebre director de banda, pianista y cantautor, líder de una de las grandes bandas que exportó hacia el Reino Unido el sonido de la rumba y otros ritmos afrocubanos al estilo de reconocidas bandas como la Lecuona Cuban’s Boys de Armando Orefiche. Edmundo se trasladó a corta edad a Venezuela, tierra de la cuál era nativa su señora madre Luisa Urquart, creciendo allí y con la esperanza de convertirse en abogado, lo que no le fue posible por cuestiones económicas. Así que tuvo que inscribirse al Colegio Militar Venezolano de Caracas donde se unió a la banda de música y descubrió allí su pasión por la misma. Dominó el saxofón, los tambores y otros instrumentos bajo la supervisión de Edgar Wallace, un líder de banda de nacionalidad británica. Posteriormente ingresó a la Escuela de Música y Declamación de la Academia de Bellas Artes bajo la dirección del maestro Vicente Emilio Sojo. En esa época en plena dictadura del general Juan Vicente Gómez se le avivó aún más su interés por la música haciendo parte de la Banda Marcial de Caracas donde tocó el bombardino durante cuatro años, e interpretó los timbales en la nueva Orquesta Sinfónica de Venezuela fundada por el maestro Sojo. Después de un breve período en la Orquesta Estatal de Venezuela, Edmundo ganó una beca para la Real Academia de Música de Londres. Llegó a suelo inglés en 1937 y se entrenó perfilando una carrera como director de orquesta clásico.

Para escapar de la rutina estudiantil y teórica, Ros promocionaba su trabajo como saxofonista en los clubes nocturnos de Londres. En 1938 también tocó la batería durante las sesiones de grabación de Fats Waller. Mientras cantaba y tocaba para la banda cubana de Don Marino Barreto en el Embassy Club, decidió comenzar a idear su propia banda, y en 1940 se hizo realidad como Edmundo Ros Rhumba Band. En 1941, ganó un reconocimiento con la canción «Los Hijos de Buda» grabada por el sello Parlophone, y en este tiempo tocaba regularmente en el elegante club londinense Coconut Grove de Regent Street, en el West End, que atraía a muchos miembros de la alta sociedad y de la familia Real incluyendo a la entonces princesa Isabel de Windsor. Durante los últimos dos años finales de la Segunda Guerra Mundial la oficialidad aliada prefería la música de Ros a la las big band de Tommy Dorsey o Glenn Miller que visitaban Londres con frecuencia. Durante la guerra, Ros fue un modelo de actividad patriótica, dividiendo su tiempo entre la conducción de ambulancias, las transmisiones de radio y el entretenimiento de lo que quedaba de la sociedad de Londres. Tocó para las princesas Elizabeth y Margaret, y en 1949 grabó «The Wedding Samba», su álbum más popular, que vendió más de un millón de copias. Sucesivamente comenzó a grabar producciones con melodías de Broadway, con ritmos latinos como el mambo, el cha-cha, la rumba, la samba, el merengue y la conga para sellos como London Records, Decca Records, President Records y Vocallion. Continuó haciendo transmisiones de radio y algunos programas de televisión para América y Europa, alcanzando el apogeo de su popularidad y éxito comercial en los años sesenta. En 1956 se había hecho cargo de la discoteca Coconut Grove y le cambió el nombre a «Edmundo Ros Dinner and Supper Club».

Estuvo casado con una ex modelo sueca llamada Britt con quien construyó un proyecto de vida que se terminó a los 13 años de matrimonio. Posteriormente conoció a su segunda esposa Susan con quien se mudó y se radicó en Alicante, España. Durante la década de los setenta y los ochenta su actividad musical fue esporádica en la radio, el surco y la televisión, hasta que en 1994 dirigió y cantó con la BBC Big Band, con cuerdas en un concierto transmitido por la BBC Radio. Tuvo tanto éxito, que una compañía de grabación japonesa lo invitó a un estudio de grabación en Londres para grabar otra producción. Le fue concedida la Orden del Imperio Británico por su majestad, la Reina Isabel II, en la Honours List de fin de año del 2000 y vivió retirado hasta su Centenario, cuando fallece el 21 de Octubre de 2011 en Alicante, España.

1925

Nace Manolo Torrente en el barrio Vedado, La Habana, Cuba. Cantante y productor musical cubano, que diseminó el autóctono sabor sonoro de su natal Cuba, y represento un gran valor en el exilio luchando por la libertad de los cubanos. De extracción rural y criado junto a sus padres y ocho hermanos, se mudó a Pinar del Río tras finalizar los estudios básicos. Allí se recibió como maestro en Ciencias Agrícolas y descubrió su afición por el canto participando en la sección coral de la Orquesta Filarmónica de La Habana. Pero no serían estos sus únicos intereses, pues también fue un buen deportista: Participó en carreras atléticas por todo el territorio cubano, fue campeón nacional de los 5000 metros y representó a Cuba en diversas gestas deportivas centroamericanas. También prestó servicio militar y naval donde también mostró sus dotes deportivas, así como en el Yacht Club de Cienfuegos participando como remero, recibiendo allí el apelativo de «El remero cantor».

Para 1948 con 22 años de edad participó en el programa «Voces nuevas» de Emilio Medrano en el Circuito CMQ de La Habana donde se hizo a primeros premios y decide encaminarse más hacia el canto. Trabajó como cantante en varios clubes habaneros durante los años cincuenta alternando con otros valores cubanos del canto y con estrellas foráneas que llegaban de Norteamérica como Vic Damone, Marlon Brando, Frank Sinatra, entre otros. Esto lo impulsó para abrirse paso en tierras americanas donde hizo parte de varios programas televisivos y radiales, y en temporadas teatrales. También trabajó en Cuba, en el Casino Parisien del Hotel Nacional donde participó en diferentes revistas musicales como «Espíritu burlón» junto a Ana Margarita Martínez Casado; y participó en programas televisivos como «El casino de la alegría» y «El gran show de la mañana». Acaparó aplausos en otras tierras lejanas como Panamá donde descolló en el Hotel Panamá Hilton, la Emisora RPC. Ya oficialmente en el exilio, prueba suerte en México donde trabajó con Gina Romand en varios espectáculos del coreógrafo Luis Trápaga, y después recae en Las Vegas, Nevada, USA, donde produjo por vez primera el famoso espectáculo «Latin Fire» junto al coreógrafo Freddy Manjón, espectáculo que recorrió buena parte del mundo.

Recordamos también su llegada a Puerto Rico para el Hotel Caribe Hilton donde actuó acompañado de la orquesta del maestro Julio Gutiérrez; su aparición en la televisión de Las Vegas para el programa «Cocktails for two» del hoy recordado Edmundo Ros, junto a Emilia Conde, y las diferentes giras del exitoso «Latin Fire» que lo llevaron por extenuantes giras a los continentes de Europa y Asia. Durante la década de los ochenta produjo diversos programas televisivos y radiales en la ciudad de Miami, siempre apoyando la causa libertaria de Cuba

desde cualquier trinchera. Se queda radicado en Miami y en 2001 presentó un gran programa donde celebró los 50 años de su carrera artística donde congregó a estrellas como la cantante Irene Farach, la gran Olguita Guillot, Luisa María Guell, Israel López «Cachao», entre otras. En el nuevo milenio continuó produciendo numerosas funciones donde tuvo como preceptos el patriotismo cubano, el arte y la música cubana, y además grabó varios discos con temas de reconocidos compositores cubanos como Osvaldo Farrés, César Portillo de La Luz, Miguel Matamoros, Eliseo Grenet, etc. Para el mes de Julio de 2007 brindó sus últimas presentaciones en público con la producción «God Bless América»  donde terminó de enfatizar lo que siempre decía <<Quiera, defienda y respete los Estados Unidos, pero nunca olvide sus raíces cubanas>>. Manolo Torrente falleció el día Jueves 20 de Agosto de 2009 a sus 83 años de edad tras afrontar diversos problemas de salud los últimos dos años de su vida.

Fuentes: Alfonso Martín Camiñas (Cantante y sobrino de Manolo Torrente)

1928

Nace Orlando Peña Alonso en La Habana, Cuba. Contrabajista y compositor que hiciera parte de orquestas como la de Pancho «El bravo», las Estrellas Cubanas de Félix Reyna, la «Conjband» de Niño Rivera y el conjunto de Enrique Álvarez. También trabajó ocasionalmente con la Orquesta Sinfónica Nacional, y fue un gran confeccionador de instrumentos. Su trayectoria como profesional la inició en una agrupación integrada por José Dolores Quiñones, Raúl Basulto y Manuel Mayorí, donde él ejecutaba la marímbula. Realizó estudios de música en el Conservatorio Gerardo Murillo, los que luego amplió con los maestros Armando Romeu, Italo Bessa y Raúl Basulto, quien fuera su compañero en la agrupación donde se estrenó. Posteriormente integró como bajista, además de las agrupaciones antes mencionadas, la Orquesta Modelo, el Grupo Los Simons, el Grupo Tropicuba, el Cuarteto Noche Cubana y la Orquesta Los Papa-Cuncún.

Su labor como confeccionador de instrumentos ha sido encomiable, ya que además de dedicarse a elaborar contrabajos y bajos eléctricos aprovechando las destrezas que le proporcionaban su oficio de carpintero, realizó un aporte a la organología cubana, ya que inventó un instrumento que denominó “clavicuba”, con el cual amplió las posibilidades de la clave cubana, pues hace más extenso su registro y le aporta más sonoridad y timbres, por lo que ha tenido aceptación en algunas agrupaciones de música cubana como la Orquesta de Pancho El Bravo. Así mismo lo fue como compositor, y su primera creación data de 1948, el bolero «Misterio de amor», que grabó años después por Eda Quiant y Alfredo León en el disco «Cuba Tradicional». Pero cuando más populares fueron sus composiciones en tiempo de sones y guarachas, fue en la etapa en que el Conjunto Casino con Luís Santí y «Nelo» Sosa las asumió; de aquella época tenemos la guaracha-guaguancó «Tremendo cumbán», la cual tiene una veintena de versiones, entre las cuales se destacan las de los boricuas Tito Puente, Johnny Pacheco, Tito Rodríguez y Andy Montañez con El Gran Combo. Otras son: la guaracha-rumba «Las de china dulce», el son montuno «A Don Nadie»; “El son te llama”, conocido en la voz de Elena Burke, el «Montuno alegre» grabado por el “Niño” Rivera; la “Rumba de mi patria» en la voz de Pío Leyva, el guaguancó «Muriéndome de risa» interpretado por Los Papines y la maravillosa versión de Merceditas Valdés con la Orquesta Cubana de Música Moderna; y los sones montunos «Ponle la montura al potro» y «Yo te pongo la mesa», conocida como «La mesa» por la orquesta del maestro Orlando Marín. Peña Alonso fallece a la edad de 65 en La Habana, Cuba, el 14 de Julio de 1994.

Fuente: Oviedo Taylor, Ada. Informe. Centro de Documentación, Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana.

1935

Nace Armando Manzanero Canche en Mérida, Yucatán, México. Pianista, cantautor, productor y compositor. Inicia sus estudios musicales a la edad de ocho años en la Escuela de Bellas Artes de su natal Yucatán, complementando su formación en Ciudad de México. A los 16 años comenzó su actividad profesional como pianista y a los 22 trabajó como director musical de CBS Internacional; además, durante varios años acompañó al piano a intérpretes como Lucho Gatica, Los Panchos, Pedro Vargas, Olga Guillot, Angélica María y Carlos Lico. En 1950 con 15 años de edad escribió su primera canción «Nunca en el mundo», de la que se han realizado 21 versiones en diferentes idiomas. Poco después grabó el primer disco con canciones de su autoría. Más tarde, en 1967, un ejecutivo de una empresa discográfica lo animó a interpretar sus composiciones, así lo hizo y subió al estrellato éxitos como «Adoro», «Esta tarde vi llover», «Somos novios», «Contigo aprendí» y «Tengo», entre otros boleros.

Posteriormente, Manzanero compuso canciones para Luis Miguel, en especial para su serie de discos «Romances», además de ser el productor musical de estos álbumes. También ha escrito temas para telenovelas, y se encargó de dar vida a la obra musical «Ciudad Blanca», bajo la producción de Xavier López «Chabelo» y su hijo Xavier López Miranda, con 23 temas especiales, a los que dedicó casi un año. Además, en la obra musical se volvió a reunir con la actriz y cantante Lisset, con quien interpretó a dúo el tema de la telenovela «Nada personal». Situados en el nuevo milenio, más exáctamente en 2006, Manzanero cautivó con el espectáculo «De la A a la Z», con la cantante Susana Zabaleta, y acudió como invitado especial del único recital que ofreció Andrea Bocelli en el Auditorio Nacional, acompañado por la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México. Manzanero ha grabado más de 30 discos de larga duración y escrito más de 400 canciones. También ha participado en numerosos programas de radio y televisión, y ha musicalizado numerosas películas. Varias de sus composiciones han sido interpretadas por personalidades como Frank Sinatra, Tony Bennet, Elvis Presley, Marco Antonio Muñiz, Raphael, Pablo Milanés y Luis Miguel. El compositor también presentó una producción discográfica denominada «Las mujeres de Manzanero», en la que cantó con las mejores voces femeninas de América Latina y cuyo proyecto se extendió a una gira. Por su labor como compositor ha recibido innumerables distinciones y reconocimientos de personas, empresas, instituciones, asociaciones y organismos nacionales e internacionales. En 2010 Manzanero recibió el Premio a la Excelencia Musical que otorga la Academia Latina de la Grabación. En Noviembre de 2011 fue nombrado rector emérito Macuilxochitl del Conservatorio de Música de Puebla, y tres años después el Senado de la República hizo un homenaje a varios actores, cantantes y compositores por su trayectoria y por representar la cultura nacional dentro y fuera de México, entre quienes destacó Armando Manzanero, entonces presidente de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM). El año anterior presentó su nuevo álbum «Tengo permiso», cuyas canciones fueron

compuestas con las letras de su íntimo amigo, doctor y escritor José Antonio Ceballos, y recientemente recibió el premio al Mérito Artístico de manos del expresidente Enrique Peña Nieto.

Entre sus hijos musicales encontramos las piezas «Tenme fe», «Llorando estoy por tí», «De amor nadie muere», «Por fin comprendo», «Voy a apagar la luz», «Fuego en el alma», «Mar y oro», «Me soñé muerto», «Qué bueno que te vas», «Mi única ilusión», «Viva mi tristeza», «Me da lo mismo», «Mi cielo azul», «Mágico amor», «Por favor un trago», «No», «Esta tarde vi llover», «Llévatela», «Adoro», «Yo soy para tí», «Es que estoy pensando en tí», «Paso a pasito», «Yo sé que te amo», «Mía», «La casa», «Parece que fue ayer», y la mundialmente famosa «Contigo aprendí», etc.

Fuente: https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1525131.1935-nace-armando-manzanero-afamado-cantautor-compositor-y-productor-musical-mexicano.html

1949

Nace Freddy de Jesús Ortega Ruiz «Coco Ortega» en Caracas, Venezuela. Cantante y director musical de la afamada agrupación Coco y su Sabor Matancero. Su vena musical brota en medio de las esquinas que recorría escuchando son y guaguancó, pero la incursión al mundo artístico comienza en programas aficionados de la televisión caraqueña. Comienza su actividad con diferentes agrupaciones como Los Ringleras, el Sexteto Tropical de la Parroquia El Valle, el Nuevo Sexteto de la Parroquia San Agustín, el Combo Los Cromáticos, y la Sonora de Los Bomberos. En algunas de ellas logran grabar varios sencillos que son tesoros musicales de dificil consecución, y por recomendación del saxofonista Cruz Pérez da el gran salto a la gran orquesta de Porfi Jiménez, institución en la que comparte micrófonos con Carlín Rodríguez y Chico Salas, donde tuvo su debut alternando con nada menos que la Fania All Stars en una de sus presentaciones.

Tres años después se une a Rafael Silva y el gran sonero Joe Ruíz para configurar el Grupo Tres, posteriormente participa como corista en el Trabuco Venezolano de Alberto Naranjo, graba con la Orquesta Selección el sencillo con los temas «Sale a buscar» y «Campesino», participa en la producción «Canto a un sonero-Tributo a Perucho» junto a Los Dementes de Ray Pérez, interviene en las dos primeras producciones de José Rosario y sus soneros, hizo parte de la Orquesta La Grande bajo la dirección de Renato Capriles el creador de Los Melódicos, graba una producción con el Conjunto Caney para el sello Fania y en 1984 funda la agrupación Coco y su Sabor Matancero con la que a través de los años ha sabido difundir la música cubana con su estilo propio. Por allí desfilaron talentosos como Trina Medina, y ha ganado reconocimiento al compartir tarima con grandes como Celia Cruz, Leo Marini, Celio González, Daniel Santos, Oscar D’ León, José Alberto «El Canario» y otros cuantos más.

SEGUIMOS BATALLANDO EL SON.

UN DÍA COMO HOY

ESCRITO: JHONNY VELÁSQUEZ REYES

EDICIÓN: ANGELINA MEDINA QUIROGA

SECCIÓN ORIGINAL DE HERENCIA RUMBERA RADIO

LIMA – PERÚ

DICIEMBRE 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *