JOSÉ ANTONIO FAJARDO: EVOCACIÓN

Gaspar Marrero

Luego de la salida al mercado del disco Panart con la grabación original de La engañadora,[1] aquel clásico de Enrique Jorrín, en 1953, sobrevino en Cuba un resurgir de las orquestas charangas (flauta, piano, violines, contrabajo, percusión y voces), opacadas en la década anterior por el auge de los conjuntos y las grandes bandas. Muchas agrupaciones charangueras hallaron su consagración en esa época. Y una de las charangas más populares de entonces fue la de Fajardo y sus Estrellas. Durante su etapa gloriosa, esa orquesta ocupó uno de los primeros puestos de la popularidad, tanto por su calidad técnica como por su proyección escénica como verdadero espectáculo musical y danzario.


Continuar leyendo «JOSÉ ANTONIO FAJARDO: EVOCACIÓN»